Roger Waters hizo de la VFG un espacio surrealista

La arena VFG fue un espacio surrealista, 14 mil personas hicieron vibrar el foro apenas Roger Waters, el gran bajista, genio de Pink Floyd, hizo su aparición cuando el reloj marcaba las 21:33 y las pantallas se habían encendido, las primeras atmósferas sonoras e imagen se entrelazaban. Un desierto. Un hombre sentado en una playa hace contrapunto con la densidad de los sintetizadores, el cielo enrojecía y las primeras notas de “Speak to me/Breathe” se esparcieron en la atmósfera, un eclipse en las pantallas hizo que el público encendiera sus celulares http://www.milenio.com/espectaculos/musica/roger-waters-hizo-de-la-vfg-un-espacio-surrealista

En la segunda pieza “One of these days” un solo de Waters, violento, despertó la euforia, pronto sobrevino “Time”, de su extraordinario disco The Dark Side of the Moon, potentes melodías mientras los relojes se multiplicaban en la pantalla, apenas comenzaba el concierto y el público ya se había rendido a sus pies. Las percusiones en magnífico contrapunto con los sintetizadores fueron apenas la superficie sobre la que la voz del Waters se deslizó con toda su potencia al unísono de un magno coro formado por los miles de asistentes, así fue “Breathe Reprise”. Los dedos de Waters se deslizaron por el diapasón del bajo como solo lo puede hacer uno de los más grandes músicos de los siglos. Con “The Great Gig in the Sky” el artista encendió los ánimos del público. Dos voces femeninas revivieron majestuosamente este clásico que nació como una improvisación, la VFG flotó entera en una nube de luces. No hubo descanso para los espectadores, enseguida la oscuridad inundó el foro y en decenas de luces iluminaron a Waters, era "Welcome to the machine", era todo luces azules luego rojas la pantalla reproducía el video oficial del legendario álbum Wish You Were Here, la pantalla proyectaba también a los músicos, a él mismo una estética gráfica bajo el estilo The Wall” . A la gran efervescencia le sucedió Déja Vu con Waters en la guitarra, una melodía profunda de su último disco como solista, las imágenes en la pantalla cambiaron de ser muy coloridas a blanco y negro, para luego dar paso a imágenes de guerra. En el ambiente brotaron sonoridades al estilo The Wall o The Final Cut que abrieron un breve lapso de tranquilidad. Cuando resonaron los acordes de "Wish You Were Here" regresó la euforia y el público en uno de los grandes momentos de la velada cantó con Waters el tema icónico, Waters logró con "Another Brick in the Wall" que los asistentes bailaran y cantarán que ingresaran al paroxismo, y cuando parecía que se había alcanzado el máximo clímax colectivo un coro de niños sobre el escenario con camisetas inscritas con la palabra "Resist" causaron la euforia y el artista dijo: “Estos son su niños de Guadalajara”. Después de un pequeño lapso, vinieron temas como "Dogs" y "Pigs" que Waters que fueron el preámbulo al clásico “Money”, que el público coreó de manera incansable con la energía del inicio. Durante la segunda mitad del concierto al virtuosismo de Waters se sumó la presencia cada vez más de los efectos del equipo de luces, pantallas y sonido, todo ese despliegue tecnológico marcaron la velada. Otro aspecto es que las críticas a Trump fueron muy directas, al igual que al sistema capitalista, y presidentes de diversas partes del mundo. Por ejemplo a Trump se le vio en forma de cerdito, y no faltó el típico puerco flotando sobre una multitud desbordada. Durante la interpretación de “Us and Them” no faltaron las imágenes de guerra en la pantalla, las consignas a favor de los derechos humanos en el mundo. En algún momento el artista exhortó a los asistentes a proteger el mundo, así vinieron temas como “Smell the roses”, y en la pantalla escenas de una ciudad imaginaria. Hubo un momento en que apareció un prisma en medio del foro que sorprendió a todos los asistentes, con el fondo de "Brain Damage". Aunque el público siempre se mostró más complacido con los temas conocidos de Pink Floyd. El concierto se extendió poco más de las 00:00 horas y Roger Waters lo hizo de nuevo, su música fue por momentos un hilo luminoso de donde pendieron los ánimos de miles en medio de la noche.  http://www.milenio.com/espectaculos/musica/roger-waters-hizo-de-la-vfg-un-espacio-surrealista

FUENTE: MILENIO